10 Libros de la Biblia que deberías leer una y otra vez

Escrito por: Betsy de Cruz

 

Al crecer, pensé que la Biblia era un auténtico somnífero. No tenía idea de qué contenía la Palabra de Dios viva y lo que respiraba. El único buen libro que había visto fue la biblia Rey Santiago original de mi bisabuela, la versión de 1611, y esta me puso a dormir. No sabía por qué Jesús era tan importante, pero tenía un deseo interno de conocer a Dios, así fue que tomé esa Biblia de cuero azul agrietada con páginas arrugadas y leía la primera página de Génesis ...

...hasta que la somnolencia me sobrecogió. Luego puse esa Biblia antigua en el estante hasta la próxima. Leí el primer capítulo de Génesis unas quince veces cuando era adolescente, pero eso fue todo lo que pude llegar.

Cuando llegué a la fe como estudiante universitaria, descubrí el poder de la Palabra de Dios. Al leer una traducción moderna, comencé a comprender el amor de Dios por mí. Como una joven madre desesperada años después, descubrí que la Palabra de Dios me daba paz y aliento. Cuando comencé a criar adolescentes, aprendí que la Palabra de Dios impartía sabiduría y fortaleza. Hoy en día, en el contexto de titulares sombríos en las noticias, encuentro esperanza en sus páginas. Encuentro alegría que me sostiene en mis momentos débiles.

Para ser sincera, algunos días pongo los ojos en blanco al abrir mi Biblia con pensamientos como estos: “Él dijo este pasaje tantas veces; no hay forma de que pueda aprender algo nuevo de eso”. Pero la Biblia me sorprende. Me habla cada vez que la abro. La Palabra de Dios está viva y activa porque el Espíritu Santo trae la vida. Incluso cuando estoy leyendo un pasaje por décima vez.

La Biblia es un libro vivo con un mensaje eterno. Cuanto más lo leemos, más nos fascinan las palabras de Dios. Llegamos a conocer a Dios mejor. Encontramos sabiduría y orientación sobre cómo lidiar con nuestras vidas locas. Encontramos paz para nuestros tiempos difíciles y esperamos nuestros momentos difíciles.

Hay ciertos libros de la Biblia que necesitamos leer una y otra vez. Aquí hay 10 de ellos:

1. Génesis

Aunque me quedé dormida leyendo Génesis cuando era adolescente, ahora me maravillo de cómo sienta las bases para comprender quién es Dios y cómo se relaciona con el hombre: “Dios creó al hombre a su propia imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó” (Génesis 1:27).

Las historias acerca de cómo Dios creó el mundo y eligió un pueblo para sí mismo nos ayudan a entender el resto de las Escrituras. En Génesis, por ejemplo, encontramos la primera profecía sobre la venida de Cristo, justo después de que Adán y Eva pecaron en el jardín.

Este libro nos cuenta historias dramáticas: Abram y Sara tuvieron un hijo en su vejez, la provisión milagrosa de una esposa para Isaac y las dos esposas de Jacob luchando por su favor. Leemos acerca de los hijos celosos de Jacob vendiendo a su hermano José, el favorito de su padre, como esclavos, y cómo Dios irónicamente usó a Joseph para salvarlos del hambre más tarde.

2. Juan

Juan nos ayuda a conocer mejor a Jesús. Muchos de nosotros amamos este libro por su lenguaje hermoso e inspirador y por la imagen que pinta de Jesús y la relación que podemos tener con Él. Encontramos esperanza e inspiración en las declaraciones de Jesús “Yo soy”: “Yo soy el pan de vida” (Juan 6:35), “Yo soy la luz del mundo” (Juan 8:12), “Yo soy el bueno”. Pastor “(Juan 10:11), “Yo soy la resurrección y la vida” (Juan 11:25), y “Yo soy el camino, la verdad y la vida” (Juan 14: 6).

Más místico y filosófico que los otros tres evangelios, Juan presenta el argumento más convincente a favor de la identidad sobrenatural de Jesús como el Hijo de Dios. Solo Juan llama a Jesús la Palabra de Dios: “El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros” (Juan 1:14).

Juan declara su propósito para este libro: “que creas que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y que creyendo que puedes tener vida en su nombre” (Juan 20:31).

3. Romanos

Uno de mis recuerdos favoritos es estudiar Romanos con hermanos y hermanas locales en nuestra casa en el Medio Oriente durante un período de seis meses. Nunca antes lo había entendido realmente, pero a medida que discutíamos sus profundas verdades teológicas semana tras semana, obtuve una nueva apreciación y comprensión. Al final de nuestro estudio, mi amigo Filiz lo resumió bien: “Romanos explica a Dios. Nos muestra cómo es Dios, cómo nos salva y cómo quiere que vivamos”.

Escrito magistralmente por el apóstol Pablo, Romanos presenta un argumento convincente de por qué necesitamos un Salvador. A menudo citamos versos de Romanos para compartir el evangelio: “Pero Dios demuestra su propio amor por nosotros en esto: mientras todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:8).

Mi pasaje favorito en toda la Biblia, el capítulo 8 contiene tanta verdad edificante en 39 versículos. Al menos una vez al año, me tomo cuatro o cinco días para leerlo y absorberlo.

4. Salmos

Si deseas un manual simple sobre la oración, recurre a los Salmos. Nos enseñan cómo relacionarnos con Dios en todas las circunstancias. Expresan lamento, alabanza, alegría y desesperación. Podemos encontrar salmos que satisfagan nuestra necesidad de afligirnos, confesar nuestros pecados, pedirle ayuda a Dios o expresar alegría y agradecimiento.

He leído un salmo todos los días durante la mayor parte de mi vida adulta, y de todos los libros de la Biblia, los Salmos me han influenciado profundamente. Las palabras se han vuelto familiares. Me vuelvo a los Salmos cuando estoy demasiado molesto o distraído para leer algo más. Cuando la vida me pone patas arriba, recuerdo: “Dios es nuestro refugio y fortaleza, una ayuda siempre presente en los problemas” (Salmos 46:1). Cuando tengo miedo, me recuerdo a mí mismo: “El que habita en el refugio del Altísimo descansará a la sombra del Todopoderoso” (Salmos 91:1).

5. Efesios

Durante un punto bajo de mi vida, memoricé los primeros versos de este libro para recordarme las muchas razones por las que tenía que estar agradecido. La carta de Pablo a los efesios comienza con una descripción inspiradora de las bendiciones y la gracia que son nuestras en Cristo, y siempre vuelvo a ella cuando necesito tranquilidad.

Efesios nos recuerda que somos salvos por gracia mediante la fe solo en Jesucristo. Contiene un poderoso recordatorio de nuestra identidad y propósito: “Porque somos obra de Dios, creados en Cristo Jesús para hacer buenas obras, que Dios preparó de antemano para nosotros” (Efesios 2:10).

Este libro también cubre temas útiles para la vida cristiana, como la unidad en el cuerpo de Cristo, consejos para esposos, esposas y familias, así como también cómo participar en la guerra espiritual para que podamos mantenernos firmes en nuestra fe.

6. Proverbios

Si necesitas sabiduría o simplemente un manual general de “Cómo vivir”, lee Proverbios. El libro de Salomón de declaraciones breves y contundentes nos da la verdad eterna para una vida efectiva. Es por eso que muchos de nuestros abuelos crecieron escuchando la lectura de Proverbios en la mesa todas las mañanas. En este libro encontramos buenos consejos para todo, desde relaciones, matrimonio y familia hasta trabajo y dinero. Los proverbios nos enseñan sobre el autocontrol, el discurso sabio, la planificación, la justicia, el liderazgo, el éxito y el amor.

Los capítulos iniciales del libro explican la importancia de la sabiduría para vivir, y describen tanto los beneficios de la sabiduría como la forma de alcanzarla. El mensaje más importante del libro es este: el fundamento de toda sabiduría es honrar y obedecer a Dios.

“El temor del Señor es el principio de la sabiduría, pero los necios desprecian la sabiduría y la disciplina” (Proverbios 1:7).

7. Filipenses

Cuando la vida nos deprime y la alegría casi desaparece, Filipenses nos alienta a mirar más allá de nuestras circunstancias y encontrar alegría en Jesucristo. En solo cuatro capítulos, Pablo menciona alegría o regocijo dieciséis veces; De hecho, el simple hecho de recordar que Pablo escribió esta alegre carta desde una cárcel romana me recuerda que tal vez mi vida no sea tan mala como creo. Si él pudiera decir: “Regocíjate siempre en el Señor”, seguramente yo también puedo (Filipenses 4: 4).

También aprecio esta guía sobre cómo manejar la preocupación y la ansiedad: “No te preocupes por nada, pero en cada situación, por oración y petición, con acción de gracias, presenta tus peticiones a Dios. Y la paz de Dios, que trasciende todo entendimiento, guardará sus corazones y sus mentes en Cristo Jesús” (Filipenses 4: 6-7).

8. 1 Juan

Dios usó a 1 Juan para guiarme a Cristo cuando tenía dieciocho años. Mientras leía estos versículos, el Espíritu Santo los trajo a la vida, y de repente el evangelio se hizo claro para mí: “Así es como Dios mostró su amor entre nosotros: envió a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos a través de él”. Esto es amor: no que amamos a Dios, sino que “Él nos amó y envió a su Hijo como sacrificio expiatorio por nuestros pecados” (1 Juan 4: 9-19).

Cuando necesitamos un recordatorio del amor de Dios por nosotros, 1 Juan nos anima con sus muchas afirmaciones de su asombroso amor. En solo cinco capítulos, Juan toca temas de luz, victoria en Cristo, comunión con Dios, perdón por nuestros pecados y seguridad de la vida eterna.

9. Santiago

Cuando encuesté a un grupo de 50 amigos sobre sus libros favoritos de la Biblia, me sorprendió cuántos de ellos mencionaron a Santiago. Pero cuando eché un vistazo más de cerca, recordé la sabiduría práctica que Santiago ofrece. “La sabiduría que viene del cielo es ante todo pura; entonces amante de la paz, considerado, sumiso, lleno de misericordia y buenos frutos, imparcial y sincero” (Santiago 3:17).

Este breve libro nos reta a tomar medidas prácticas para representar nuestra fe, en lugar de solo hablar de ello. James comienza con un estímulo especial para las personas que se someten a pruebas y para aquellos que necesitan sabiduría. Continúa con sabios consejos sobre escuchar antes de hablar, obedecer la Palabra de Dios, domar nuestras lenguas y mostrar generosidad a los pobres.

10. Isaías

Escrito unos 700 años antes de Cristo, Isaías predice la venida del Mesías, el siervo ungido de Dios. Isaías da varias profecías específicas acerca de Jesús: que él vendría de la línea de David, nacería de una virgen, sufriría por nuestras transgresiones y gobernaría eternamente. Este libro le da a Jesús los nombres de “consejero maravilloso”, “Dios poderoso”, “Padre eterno” y “Príncipe de paz” (Isaías 9: 6).

Como muchos profetas del Antiguo Testamento, Isaías puede ser difícil de leer debido a sus fuertes palabras de juicio contra la desobediencia y el pecado. Sin embargo, también nos da una hermosa imagen de la santidad, la majestad, la compasión y el plan de Dios para la redención. Isaías ofrece palabras poderosas de aliento y consuelo, como estas: “Aquellos que esperan en el Señor renovarán su fuerza. Volarán en alas como las águilas; correrán y no se cansarán, caminarán y no se desmayarán” (Isaías 40:31).

------------------------------------------------

Betsy de Cruz escribe para alentar a las mujeres a permanecer cerca de Dios y su palabra, incluso cuando la vida se hace irregular y loca. Su guía gratuita “10 días para más” muestra a los lectores 10 formas de hacer un estudio bíblico devocional. Está disponible en el blog de Betsy, Faithspillingover.com, donde encontrarás consejos de oración y estudio de la Biblia, así como estímulo para la vida familiar y la fe cotidiana. También puedes encontrar a Betsy en Facebook, Pinterest e Instagram.

 

Devocional Diario

Ver Todo