One family, one million lives transformed

5 formas de hablar vida a un mundo quebrantado y herido

5 formas de hablar vida a un mundo quebrantado y herido

Escrito por Jennifer Heeren

“Las palabras amables son como la miel: dulces para el alma y saludables para el cuerpo.” -   Proverbios 16:24

Mucha gente necesita consuelo en este mundo oscuro y solitario. Las redes sociales e Internet intentan conectarnos, pero aun así la soledad y el aislamiento pueden convertirse en una pandemia que nos afecta a todos de alguna manera. O estás desesperadamente solo o conoces a alguien que lo está. La soledad no es solo cuando estás físicamente solo. También se puede sentir durante un calendario social de eventos muy ajetreado. Es posible que tengas contacto con otras personas, pero aun así te sientas muy solo. A menudo escuchamos "Hola" y "¿Cómo estás?" pero ¿con qué frecuencia escuchamos “Ven y siéntate. Quiero escuchar lo que realmente está pasando contigo ". Anhelamos conexiones significativas con los demás.

Estamos saliendo lentamente de esta pandemia de COVID-19, pero este problema de soledad puede durar mucho más. No hay vacuna para la soledad. ¿O hay?

Hay un amigo que está más unido que un hermano y nunca nos abandonará. Los discípulos de Cristo no se llaman sus "obreros" ni sus "secuaces". No, somos llamados Sus amigos (Juan 15:15) e Sus hijos (Romanos 8:14). Y ese tipo de amor puede apagar y cubrir cualquier soledad que podamos sentir.

Entonces, debido a que Dios nos amó primero, podemos salir y mostrar ese amor a otras personas, disminuyendo así aún más los sentimientos de soledad en el mundo. El amor de Dios nos distingue para que podamos revestirnos de misericordia, bondad, humildad, mansedumbre y paciencia de corazón tierno (Colosenses 3:12). Dios nos consuela en todos nuestros problemas para que podamos consolar a aquellos en problemas similares con el consuelo que recibimos de Dios (2 Corintios 1: 3-4).

¿Qué significa hablar de vida?

Dios nos habla de vida en la Biblia. Efesios 1 es un gran ejemplo de eso. Nos asegura que Dios nos ha bendecido con todas las bendiciones espirituales en los reinos celestiales porque estamos unidos con Cristo. Incluso antes de crear el mundo, Dios nos amó y nos eligió. Nos adoptó en su propia familia. Compró nuestra libertad con la sangre de Su Hijo y perdonó nuestros pecados. Él derrama Su bondad sobre nosotros, junto con Su sabiduría y entendimiento. Tenemos el mismo gran poder dentro de nosotros que levantó a Cristo de entre los muertos. Una vez estábamos muertos en nuestros pecados y desobediencia, pero Dios, en Su misericordia, nos amó y nos dio nueva vida, así como esperanza y una paz que sobrepasa todo entendimiento.

Sí, Dios nos habla mucho de vida en Su Palabra, así que nosotros, a su vez, debemos hablar de vida a otras personas. Llegamos a vivir como hijos de la luz en un mundo oscuro. Para hacer esto, debemos deshacernos de nuestra vieja naturaleza pecaminosa (nuestra antigua forma de vida) y dejar que el Espíritu de Dios renueve nuestros pensamientos y actitudes. Podemos imitar la naturaleza de Dios que trae luz y vida a todos los que le prestan atención.

5 formas de decirle la vida a un mundo quebrantado y herido

1. Lucha contra la ira y perdona con frecuencia

No dejes que la ira te controle. La ira no es mala en sí misma, pero cuando controla tu comportamiento, deja mucha destrucción a su paso. Escucha a los demás y perdona siempre que sea posible en lugar de arremeter con su ira. Atacar solo te hace sentir mejor en el momento, por un instante, pero inevitablemente trae mucho arrepentimiento. El perdón no tiene arrepentimientos en el futuro. Incluso cuando perdonas a alguien que no se arrepintió de lo que hizo, todavía te ayuda. Le ayuda a seguir adelante sabiendo que Dios se ocupará de la otra persona según sea necesario. Ofrecer perdón habla de vida al mundo.

2. Viva con propósito alentando a los demás

El propósito principal de la vida es amar a Dios y amar a los demás. Deja que todo lo que diga sea bueno y útil. Tus palabras deben alentar más de lo que menosprecian. Es un don de Dios reconciliarse por medio de Cristo y junto con ese don viene la tarea de reconciliar también a las personas con Dios (2 Corintios 5:18). Hacemos esto hablando de sus maravillosas obras tan a menudo como podemos. Las Buenas Nuevas dan vida al mundo.

3. Deshazte de toda amargura

La amargura nos hace pensar solo en nosotros mismos. Revisa continuamente para erradicar todas las formas de amargura. La ira, los celos, la envidia o la autocompasión nunca conducen a nada bueno. De hecho, por lo general conducen a un lugar donde el pecado puede parecer inevitable e incluso necesario. Necesitas cortar la amargura de raíz porque arroja una sombra oscura sobre cualquier bien que intentes hacer o hablar. La amargura niega nuestra capacidad de dar vida al mundo.

4. Anima a los demás a menudo

Nuestras lenguas pueden contener palabras llenas tanto de muerte como de vida. Utiliza las que están llenas de vida con mayor frecuencia. Alentar a los demás hará brillar una luz suave sobre sus circunstancias y tal vez les dé un punto de vista diferente. Se tierno y muestra amabilidad tanto como sea posible porque no sabes la confusión por la que pueden estar pasando los demás. Las personas sabias ayudan a otros a sanar en lugar de causar más daño. El aliento puede ser una palabra amable cuando alguien está sufriendo. También puede ser una guía cuando estén haciendo algo mal. No siempre es positivo, pero siempre es por su bien. El aliento habla de vida y sanación al mundo.

5. Apúntalos hacia Dios

Sobre todo, nuestro estímulo debe llevar a las personas a Dios como su Salvador y su máxima esperanza. La vida es dura y el mejor aliento es que Dios está contigo cuando atraviesas problemas turbulentos. Él no permitirá que sus preocupaciones te abrumen porque Él está contigo. Él nunca te dejará ni te abandonará. Él te traerá descanso cuando estés abrumado. Él te ama. Jesús vino a llevar la Buena Nueva a los pobres. Fue enviado para proclamar que los cautivos serán liberados, que los ciegos verán y los oprimidos serán liberados (Lucas 4: 18-19). Las palabras de Jesús le dan vida al mundo.

Cómo hablar de la vida puede afectar a quienes te rodean

Hablarles de la vida a las personas puede infundirles esperanza. Es posible que les hayan dicho toda su vida que simplemente no es posible hacer tal-o-cual, pero un poco de aliento de su parte los impulsa a intentarlo. Podrían estar al borde del divorcio, pero algo que dices hace que tanto el esposo como la esposa se vuelvan a enamorar. Una niña tiene miedo porque obtuvo un resultado positivo en la prueba, pero un centro de recursos para el embarazo le brinda la ayuda que necesita para elegir la vida para su bebé y para ella misma. Un plato de galletas entregado a un vecino puede dar lugar a una tarde de conversación y compañía con alguien que vive solo. Descubrir por qué las personas piensan como lo hacen en lugar de discutir con ellas genera una amistad en lugar de una pelea. Sí, las palabras de aliento pueden hacer mucho por los demás.

Acá puedes escuchar un famoso mensaje de Florence Littauer. Se basa en Efesios 4:29 que nos anima a dejar que todo lo que decimos sea bueno y útil, y un estímulo para aquellos que lo escuchan. Nuestras palabras deben edificar a otros. Deben ser como cajitas plateadas con un lazo en la parte superior.

Imagina las cosas que podrías hacer si te animara otro. Luego busca dar ese tipo de aliento a los demás y ayudalos a crecer.

---------------------------------------------------------------------

A Jennifer Heeren le encanta escribir y quiere vivir de tal manera que la escritura y su actitud animen a las personas. Le encanta escribir artículos devocionales e historias que brindan esperanza y aliento a las personas. Su copa siempre está al menos medio llena, incluso cuando las circunstancias no son ideales. Ella regularmente contribuye a Crosswalk. Su novela debut está disponible en Amazon. Ella vive cerca de Atlanta, Georgia con su esposo. Visitala en su sitio web y / o en Facebook.


headshot of author Jenni HeerenJennifer Heeren loves to write and wants to live in such a way that people are encouraged by her writing and her attitude. She loves to write devotional articles and stories that bring people hope and encouragement. Her cup is always at least half-full, even when circumstances aren’t ideal. She regularly contributes to Crosswalk. Her debut novel is available on Amazon. She lives near Atlanta, Georgia with her husband. Visit her at her website and/or on Facebook.

Devocional Diario

Ver Todo