7 respuestas que cada corazón Cristiano necesita tener cuando vemos racismo



Escrito por: Sue Schlesman

Actualmente, estamos enfrascados en conversaciones críticas y difíciles en nuestro país y nuestras iglesias sobre la inequidad, la desigualdad y la violencia cargadas racialmente. Esta temporada revela hasta dónde no hemos llegado a navegar por las aguas de la reconciliación racial.

Los cristianos profesan las etiquetas de “liberal” y “conservador” más fuerte que cualquiera que conozco, como si los asuntos de brutalidad policial, manifestaciones violentas y 400 años de dominio racial fueran cuestiones políticas más que éticas. Incluso los comentaristas y celebridades sin Dios reconocen que las cuestiones de prejuicio racial son cuestiones morales.

¿Cómo puede cambiar la tensión racial? Los cristianos debemos ser dueños del problema del racismo sistemático en todos los aspectos de nuestra cultura. Al no profesar y modelar el amor transformador de Dios, hemos facilitado -no eliminado- el racismo.

Es mezquino y despectivo cuando minimizamos el trauma de la discriminación o respondemos acusando a las personas o echando la culpa. Nada en la Biblia apoya acusaciones o cambios de culpa. Tiene términos pasados de moda para esto: confesión y arrepentimiento. Debemos tomar posesión de nuestro desorden y cambiarlo (Efesios 4:20-32).

Como miembros del reino de Dios en lugar de los reinos de este mundo, debemos responder de estas maneras siguientes si seguimos el ejemplo de Jesús. Debido a que somos los hijos e hijas del Rey, tenemos la luz y el poder del Espíritu Santo para ayudarnos a responder con compasión y amor fraterno a todos los involucrados en la tensión racial.

Se necesitará mucha oración, estudio bíblico y conversaciones difíciles para llegar al punto adecuado. Pero como la ciudad en la colina, es nuestro deber mostrar al resto del mundo cómo reconciliar las tensiones raciales de una manera piadosa. Vamos a responder de estas 7 respuestas que cada corazón Cristiano necesita tener cuando vemos racismo:

1. Dolor

Debemos reconocer ante todo el trauma recogido de la comunidad afroamericana. Debemos permitir que el dolor se aflija e intente ver su dolor y darles espacio para llorar, como si tuviéramos a cualquier persona afligida.

Atravesar el duelo unos con otros y unos por otros: por los afroamericanos y otras personas de color, por los encarcelados y sus familias, por los pobres y por las fuerzas del orden.

Lee y escucha historias de una variedad de medios de comunicación. Una mentalidad estrecha produce una falta de empatía; la falta de empatía produce una actitud crítica y juiciosa. El duelo sólo es posible cuando la empatía está presente.

“Bendigan a quienes los persigan; bendigan y no maldigan. Alégrense con los que están alegres; lloren con los que lloran. Vivan en armonía los unos con los otros. No sean arrogantes, sino háganse solidarios con los humildes. No se crean los únicos que saben”. - Romanos 12:14-16

2. Odio por el favoritismo

Jesús denunció tratar a las personas de manera diferente debido a la economía, la raza, la edad, el género y la cultura; incluso denunció el trato a los pecadores mal porque eran pecadores.

Recuerden, Jesús vino a libertar cautivos, corregir la injusticia y salvar a los pecadores. Vino a eliminar la división racial.

Toda la Escritura habla en contra del favoritismo y el orgullo. Dios demuestra la equidad espiritual al extender la salvación (y una relación con el mundo) al mundo entero, independientemente de la identidad o el comportamiento. Como cristiano, odiar el pecado exige que dejemos de poner excusas por las respuestas pecaminosas nuestras o de los demás durante este tiempo y dejemos de culpar a la gente por los pecados cometidos contra ellos.

El pecado en las Escrituras no es sólo hacer algo que no debemos hacer, sino que también es no hacer lo que Dios nos ha dicho que hagamos. Dios odia el pecado, pero ama al pecador; debemos hacer lo mismo. Reconocer el pecado que aparece durante la división racial significa reconocer que la injusticia, la intolerancia y el odio son ofensas pecaminosas contra Dios.

No son puntos de encuentro políticos.

“¿Quién es sabio y comprensivo entre ustedes? Que lo muestren con su buena vida, por hechos en la humildad que proviene de la sabiduría. Pero si albergan envidia amarga y ambición egoísta en sus corazones, no se jactan de ello ni niegan la verdad”.  - Santiago 2:8-10

3. Humildad

Sin dejar de lado tus perspectivas y preferencias, no entenderás las complejidades del tema de la carrera. Cuando pensamos que conocemos todas las respuestas, sólo podemos tener argumentos, no conversaciones.

Nadie “gana” una guerra racial; en lugar de elegir o defender una posición, estar dispuesto a aprender cómo, por qué y qué ha sucedido para crear 400 años de desigualdad racial e inequidad y por qué la gente está respondiendo con profunda ira y dolor.

“¿Quién es sabio y comprensivo entre ustedes? Que lo muestren con su buena vida, por hechos en la humildad que proviene de la sabiduría. Pero si albergan envidia amarga y ambición egoísta en sus corazones, no se jactan de ello ni niegan la verdad”. - Santiago 3:12-14

4. Arrepentimiento por el racismo

Todos tenemos estereotipos y suposiciones sobre otras personas que pueden llevarnos a prejuicios raciales; debemos ser lo suficientemente valientes y humildes como para someter nuestras perspectivas y prejuicios ante Dios y dejar que el Espíritu Santo nos guíe y nos cambie.

El crecimiento espiritual es un proceso continuo; el arrepentimiento del racismo también es parte del crecimiento en gracia. Cada uno de nosotros debe ser dueño del papel que hemos desempeñado en facilitar o ignorar el racismo y pedir el perdón de Dios. Sin arrepentimiento, la unidad es imposible.

“Por lo tanto, como escogidos de Dios, santos y amados, revístanse de afecto entrañable y de bondad, humildad, amabilidad y paciencia, de modo que se toleren unos a otros y se perdonen si alguno tiene queja contra otro. Así como el Señor los perdonó, perdonen también ustedes. Por encima de todo, vístanse de amor, que es el vínculo perfecto. Que gobierne en sus corazones la paz de Cristo, a la cual fueron llamados en un solo cuerpo. Y sean agradecidos”.  - Colosenses 3:12-15

5. Respeto por la vida humana

La discriminación racial es otra forma de falta de respeto a la vida humana, al igual que la trata de personas, el aborto, el sistema de cuidado de crianza, la eutanasia, las prisiones, los centros de detención de inmigrantes, las reservas de los nativos americanos, los proyectos de vivienda, el cuidado de ancianos y otros problemas sociales reflejan en última instancia un desprecio por las personas que Dios ha creado de manera única. Si realmente creyéramos que todos los que Dios creó eran igualmente valiosos a la vista de Dios, no debatiríamos a quién cuidar, trabajaríamos juntos para averiguar cómo cuidarlos y empoderarlos de la mejor manera posible.

“Después de esto miré, y allí delante de mí había una gran multitud que nadie podía contar, de cada nación, tribu, pueblo e idioma, de pie ante el trono y ante el Cordero”. -  Apocalipsis 7:9

6. Compromiso con la unidad

La petición moribunda de Jesús por sus seguidores fue su amor y unidad totales. Cuando oró en el Jardín de Getsemaní, la unidad fue lo que oró a su Padre. Pablo habla de la unidad de los cristianos en cada carta que escribe.

Una iglesia segregada no es el camino del Nuevo Testamento, ni es una mentalidad segregada. No hay ningún caso bíblico para los cristianos que se distancian o se alejan de los creyentes o incrédulos por razones políticas o culturales o incluso por la política eclesiástica. La separación de la Iglesia se produjo sólo sobre doctrinas importantes que interfieren con la ley de gracia.

La unidad conlleva conversaciones difíciles, vulnerabilidad y aprender de los errores. No basta con asegurarse de que no son racistas, nuestros hermanos y hermanas afroamericanos necesitan más que eso.

“Rezo por aquellos que creerán en mí a través de su mensaje, para que todos ellos sean uno, Padre, tal como tú estás en mí y yo estoy en ti... que sean llevados a la unidad completa para que el mundo sepa que me enviaste y los has amado, así como tú me has amado”. - Juan 17:20-23

7. Valor para actuar

Se necesita fe y determinación para considerar una posición de larga data y cambiarla. Ya sean negros o blancos, cada uno de nosotros puede crecer en conciencia y defensa de la justicia. Responde a la inspiración del Espíritu Santo para guiarte, en lugar de tu ira o el impulso de un movimiento cultural.

La ira es una llamada de atención a la acción, no una solución; debemos avanzar en valor y amor, o de lo contrario nuestras acciones se volverán hostiles e irrespetuosas en nuestro camino hacia hacer el bien. Jesús nunca hizo daño en un intento de hacer el bien.

“Por lo tanto, cada uno de ustedes debe posponer la falsedad y hablar con sinceridad a su prójimo, porque todos somos miembros de un solo cuerpo. ' En tu ira no peques': No dejes que el sol se ponga mientras todavía estás enojado, y no le des un punto de apoyo al diablo”. -  Efesios 4:25-27

Una vez que nos humillemos para aprender, arrepentirnos y perdonarnos unos a otros, tendremos la unidad para avanzar como un solo cuerpo y disipar la tensión racial en nuestras iglesias y nuestras comunidades. Somos la esperanza de la gloria (Colosenses 1:27).

¡Vamos a brillar! Seamos parte de la solución para la reconciliación racial, cultural, la unidad humana mostrando la gracia, el entendimiento y el amor que Dios nos ha mostrado por medio de Jesús. Esperamos que estas 7 respuestas que cada corazón Cristiano necesita tener cuando vemos racismo puedan servirte de ayuda. 

-----------------------------------------------------------

Sue Schlesman es una escritora cristiana, profesora de inglés, esposa del pastor y oradora cristiana. Tiene una licenciatura en Escritura Creativa y una Maestría en Teología y Cultura. Su libro Palabras del alma: Orar te lleva a lugares inesperados es finalista del Premio Selah. Sue tiene una pasión por su familia, sus misiones, la justicia social, los viajes, la lectura y la iglesia local. Ha estado casada durante 30 años y tiene 3 hijos adultos. Cuando no está horneando galletas, puedes encontrarla escribiendo sobre la vida, la educación, la familia y Jesús en varios sitios de medios y en sueschlesman.com.


new 2020 headshot of author Sue SchlesmanSue Schlesman is a Christian author, speaker, blogger, English teacher, and pastor’s wife. She has a BA in Creative Writing and a Master’s in Theology & Culture. Her second book Soulspeak: Praying change into unexpected places is a Selah Award finalist. Sue’s material appears in a variety of print, online, radio, and podcast mediums. She has a passion for missions, social justice, traveling, reading, and the local church. You can find her writing about life, education, justice, and Jesus at sueschlesman.com.

Devocional Diario

Ver Todo