One family, one million lives transformed

Cómo la sabiduría y el amor transforman la forma en que escuchamos y hablamos

Cómo la sabiduría y el amor transforman la forma en que escuchamos y hablamos

Escrito por Aaron Brown     

Las palabras que usamos a diario, las habladas, escritas o pensadas, revelan verdades sobre nosotros. Cuando entablamos una conversación entre nosotros, elegimos nuestras palabras para bien o para mal. Nuestra dirección es un reflejo de cómo vemos a la otra persona, a nosotros mismos y, lo más importante, a Dios.

Hay palabras que elegimos decir, otras no, pero todas hablan de nuestra identidad.

Además de nuestra capacidad para hablar, Dios también nos da la capacidad de escuchar (¿se dan cuenta de cómo Dios nos diseñó con dos oídos y una boca?). Cuando hablamos, enviamos información, pero cuando escuchamos, recopilamos información. Escuchar nos informa del mundo más allá de nosotros mismos. Nuestros oídos nos permiten adquirir conocimientos, disfrutar de la música y escucharnos unos a otros.

Así es como nos relacionamos entre nosotros y con Dios. Escuchamos, hablamos.

Hoy, sin embargo, la sociedad estadounidense, especialmente nosotros los cristianos, nos hemos encontrado en un dilema de comunicación. Cuando hablamos, calumniamos, menospreciamos, hablamos unos sobre otros. Escuchar se ha vuelto vacío. 

¿Cuándo fue la última vez que permitiste que alguien compartiera un pensamiento con el que no estabas de acuerdo, pero decidiste no refutarlo? ¿Cuándo fue la última vez que tuviste una conversación y no te apresuraste a hablar de ti mismo? ¿Cuándo fue la última vez que tuviste una conversación y no sentiste la necesidad de mencionarte en absoluto? Estas son preguntas que me he enfrentado en mi propia vida con mis padres, amigos, colegas y conocidos. Hay poder en las palabras y ese poder se aclara en la Biblia.

"Las palabras agradables son un panal de miel: dulces al gusto y salud para el cuerpo". (Proverbios 16:24)

Podemos animarnos, educarnos y apoyarnos unos a otros con las palabras que usamos, tal como un maestro hace con un estudiante. Aunque con nuestro libre albedrío y nuestra naturaleza pecaminosa como seres humanos, siempre podemos elegir usar palabras para el efecto contrario.

"Pero ahora debes desecharlos todos: ira, ira, malicia, calumnia y palabras obscenas de tu boca". (Colosenses 3: 8)

Cuando usamos palabras para reprendernos unos a otros, rompemos las relaciones, la autoestima y nuestra capacidad de amar. Si el amor se menciona en el primer y segundo grandes mandamientos, entonces el mal uso de nuestras palabras significa que estamos fallando en hacer lo correcto (Mateo 22: 37-40). No solo eso, sino que nos volvemos imposibles de enseñar cuando preferimos hablar que escuchar.

Sin embargo, la sabiduría y el amor son las dos cosas por las que nosotros, como cristianos, debemos esforzarnos al escuchar y hablar todos los días. La sabiduría nos enseña la forma correcta de vivir. El amor nos ayuda a preocuparnos por cómo vivimos. Solo cuando nos perfeccionemos los dos podremos superar nuestro problema de comunicación moderno.

Sabiduría

“El temor del Señor es el principio del conocimiento; los necios desprecian la sabiduría y la instrucción ". (Proverbios 1: 7)

“Si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, que la pida a Dios, que da a todos con generosidad sin reproche, y se le dará”. (Santiago 1: 5)

Cuando los niños ingresan a la escuela, lo ideal es que se vayan todos los días habiendo aprendido algo nuevo. Como cristianos, cada vez que encontramos la palabra de Dios, idealmente aprenderemos algo nuevo. Si todos son considerados pecadores y caídos, entonces eso significa que siempre hay lugar para mejorar (Romanos 3:23).

Sin embargo, hay un número significativo de personas en la actualidad que están contentas con lo que saben y no se esfuerzan por mejorar. Piensa en la persona que va a la iglesia semanalmente, pero no quita nada del servicio. ¿Podemos hacer crecer nuestra relación con Dios sin crecer en sabiduría?

En lugar de aprender, adoptamos una actitud de omnipotencia, sabiendo todo lo que está bien y todo lo que está mal. Si lo sabemos todo, ¿qué más uso le damos a Dios? Al igual que un estudiante que no estudia, con el tiempo se olvida de lo aprendido. Los cristianos no son diferentes. Sin recordarnos a nosotros mismos las verdades bíblicas, con el tiempo podemos olvidar.

Una forma en que esto se manifiesta es cuando un padre no quiere recibir una crítica honesta de su hijo. El padre asume que sabe más debido a su edad y experiencia. Y tal vez eso sea generalmente cierto, pero esa conclusión se vuelve impecable cuando el niño puede estar haciendo un punto válido. A los padres, al igual que a los niños, se les puede recordar las formas en que pueden crecer. Los padres no dejan de ser pecadores solo porque son padres. Y si alguien puede detectar el defecto de un padre, el niño debe tener una perspicacia aguda.

Cuando entablamos conversaciones con compañeros creyentes o incrédulos, nuestra postura influirá en nuestro discurso. Nuestro objetivo debe ser actuar siempre como estudiantes, no como maestros. Los estudiantes aportan ideas, pero también hacen preguntas para comprender mejor. Los estudiantes hablan y los estudiantes escuchan. Además, los estudiantes pueden enseñar. Cuando oramos a Dios o hablamos con los demás, escuchar nos permitirá aprender y crecer de maneras que no podemos por nuestra cuenta.

Amor

“Mis queridos hermanos y hermanas, entiendan esto: todos deben ser rápidos para escuchar, lentos para hablar y lentos para enojarse”. (Santiago 1: 9)

"Por lo tanto, todo lo que quieras que otros hagan por ti, haz lo mismo por ellos, porque esta es la Ley y los Profetas". (Mateo 7:12)

Antes del año 2020, hablar de política era un tabú, pero tolerable en muchas situaciones. Pregúntele a cualquier partidario de Trump si se sintió amenazado por la sociedad y la respuesta probable es sí. ¿Nos hemos alejado tanto de amarnos unos a otros que dejamos de aceptar ideas diferentes a las nuestras?

Jesús destaca nuestro mandato de amar con la Parábola del Buen Samaritano, que une a dos personas de dos culturas diferentes con muchas razones para odiar. En el ambiente político actual, llamamos a los que no están de acuerdo con nosotros y, en el peor de los casos, los amenazamos con violencia. ¿Dónde está la escucha en estas circunstancias?

Elegir amar como lo hizo Jesús significa ver a todos los que nos rodean como otros hijos de Dios. Después de todo, todos están hechos a imagen de Dios (Génesis 1:26). Dios diseñó a la persona, no a su partido político. Esto no se limita de ninguna manera a la política. Estamos llamados a amar a la familia, los amigos, los conocidos, los extraños. Todos.

Para responder al llamado de Dios al amor de esta manera, necesitamos la sabiduría que nos recuerda que Él ama a las personas. Ama a las personas que odiamos, a las que nos burlamos, les faltamos el respeto o simplemente ignoramos. Sin poder amar a los que nos rodean, no honramos a la otra persona, ni a nosotros mismos, pero especialmente a Dios.

El poder de las palabras

Con más sabiduría y más amor, tenemos el antídoto para nuestro dilema de comunicación.

Si nos esforzamos a diario por ser más como Cristo, seguramente hay formas en las que podemos crecer. Dependiendo de quiénes seamos, podemos hablar menos y escuchar más, o hablar más y escuchar menos, pero todo en un esfuerzo por experimentar el amor y la sabiduría. Las palabras que nos hablamos dicen más sobre nosotros que sobre la persona con la que hablamos. La próxima vez que nos relacionemos con alguien con quien no estemos de acuerdo, podemos apuntar a amar en lugar de tener la razón.

La Biblia prueba que las palabras tienen poder. Podemos usar los preceptos de la Biblia como una forma de relacionarnos mejor con las personas a diario. Una vez que empezamos a tener mejores conversaciones con quienes nos rodean, podemos ser modelos de comportamiento para los demás. Entonces la tendencia continúa.

-----------------------------------------------------------------

Aaron Brown es un escritor independiente, profesor de danza y artista visual. Actualmente contribuye con artículos a GodUpdates, GodTube, iBelieve y Crosswalk. Aaron también trabaja con sus clientes a través de la plataforma autónoma Upwork.


headshot of author Aaron BrownAaron Brown is a freelance writer, dance teacher, and visual artist. He currently contributes articles to GodUpdates, GodTube, iBelieve, and Crosswalk. Aaron also supports clients through the freelance platform Upwork.

Devocional Diario

Ver Todo